Adicciones

Psicólogos expertos en adicciones en Córdoba

La adicción, según la Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es una enfermedad física y psicoemocional que crea una dependencia o necesidad hacia una sustancia, actividad o relación.

Nuestro centro cuenta con psicólogos especialistas en conductas adictivas

Para decir, que una persona presenta dependencia o necesidad, tiene que presentar tres o más de los siguientes criterios en el periodo de un año.

  1. Fuerte deseo o necesidad de consumir la sustancia (adicción).
  2. Dificultades para controlar dicho consumo.
  3. Síndrome de abstinencia al interrumpir o reducir el consumo.
  4. Tolerancia.
  5. Abandono progresivo de intereses ajenos al consumo de la sustancia. (Inversión cada de tiempo en actividades relacionadas con la obtención de la sustancia).
  6. Persistencia en el uso de la sustancia a pesar de percibir de forma clara sus efectos perjudiciales.

Las adiciones han ido cambiando con el paso de tiempo y el perfil de las personas que las adictas también, antes asociábamos a los adictos a sujetos decadentes y ajados, pero en la actualidad, está demostrado que cualquier persona, aparentemente sano, puede presentar una adicción.

Nuestros psicólogos expertos en adicciones realizan terapias pa los dos grandes grupos de las adicciones que existen; las químicas y las conductuales.

Destacan entre las químicas:

  • Terapia para el alcoholismo

  • Terapia para cocaína o demás drogas

    • tabaco
    • hachís, etc
  • Terapia contra el juego o apuestas

Llamamos adicciones conductuales, a todas aquellas que engloban el comportamiento humano como:
la adicción a los videojuegos, adicción al juego “ludopatía”, adicción al trabajo, adicción a las nuevas tecnologías, adicción a la pareja, adicción a las compras, codependencia.

El método que utilizamos en el tratamiento de las adicciones nos ha llevado a comprobar, que todas las tipologías anteriores, son susceptibles de recuperación. Sin olvidar, que este tipo de intervenciones para que sean exitosas, se precisa un fuerte apoyo por parte de la familia y las ganas del paciente, llegando a ser el eje principal de la terapia. Por lo tanto, no hay razones, para pensar que, de esa problemática, no se puede salir.

Desde aquí, os animamos a informaros.