¿Qué debo saber ante una separación o divorcio con hijos?

Una de las cuestiones más controvertidas en las separaciones y divorcios es el tema de los menores. Al estrés emocional propio de una ruptura sentimental, hay que añadirle la vorágine de documentos, burocracia, abogados…y un sinfín de términos que se nos escapan cuando nos encontramos inmersos en un proceso legal de esta índole.

Por ello, vamos a tratar de explicarte algunos de los conceptos más básicos, para que, si te ves en esta situación, puedas tener una breve guía que te sirva de apoyo.

Puntos a acordar con nuestro ex

En primer lugar, hablamos de:

La patria potestad

Con ello, se hace referencia a los derechos y obligaciones que todo padre o madre tiene por el simple hecho de serlo, independientemente de la existencia de matrimonio. La Patria Potestad es obligatoria, intransferible y personal, es decir, es inherente a la condición materna o paterna, a no ser que por ley se le prive de ella (proceso más complejo y en situaciones determinadas). El ejercicio de la Patria Potestad incluye todas las decisiones que conciernen a la educación, sanidad y vida del menor, a no ser que por sentencia judicial haya alguna excepción.

La guarda y custodia

Es vivir, asistir y cuidar a los hijos, que se establecerá en base al principio “el beneficio del menor”, y hay diversas formas de distribuirla, que pueden ser:

  • Custodia monoparental o exclusiva, materna o paterna: en este caso, la patria potestad será compartida, y la guarda y custodia pertenecerá a uno de los progenitores, contando el otro con un régimen de visitas.
  • Custodia compartida: tanto la patria potestad como la guarda y custodia es compartida. En el momento actual, cada vez son más los procesos de divorcio en los cuales se solicita una custodia compartida. Si reducimos el concepto, puede hacer referencia a un reparto equitativo del tiempo entre los progenitores. Pero lo ideal sería, atender al principio de co-parentalidad (es decir, la cooperación, conjunción o mismo hacer de los padres en torno a los hijos).

Régimen de visitas

Una vez establecido el tipo de custodia a ostentar, es importante determinar el régimen de visitas del progenitor no custodio, o si es custodia compartida, si habrá visitas durante el periodo en el que el menor conviva con el otro progenitor. En el primer caso hay un régimen normalizado, consistente en dos tardes a la semana, fines de semana alternos y mitad de periodos vacacionales. No obstante, este es un tema muy personal, que se ajustará a las características de cada individuo y situación. En el segundo de los casos, custodia compartida, se establecerá también según los periodos temporales establecidos (si es semanal, quizá una tarde a la semana; si es por quincenas, dos tardes a la semana, etc.).

Pensión alimenticia

Otro de los términos que suscitan interés es la pensión de alimentos. No podemos perder de vista que la finalidad de ello es que, tras la separación, los menores puedan seguir manteniendo un estilo de vida similar al que tenían durante la convivencia con ambos progenitores. La pensión de alimentos cubre los gastos ordinarios, previsibles y periódicos para la alimentación, educación o vestido (Por las fechas en las que estamos, y con el próximo comienzo de curso, en líneas generales, a no ser que en el convenio regulador se especifique otra cosa, los gastos de “la vuelta al cole” entrarían en este grupo). Por su parte, los gastos extraordinarios serían aquellos imprevisibles en cualquier ámbito del menor (gafas de vista, ortodoncia, etc.).

Desde nuestra posición, sabemos que pasar por un divorcio es un punto de inflexión en tu vida, y puede vivirse como uno de los momentos más amargos. Por ello, rodéate de un buen equipo de profesionales, que te asesoren y que sean tus pies, tus manos y tu voz para tomar las decisiones, que marcarán en cierta medida el ritmo de tu vida. Si tienes cualquier consulta no dudes en ponerte en contacto con nosotros, te la resolveremos e intentaremos encaminarla en función de tus necesidades, acogiéndola como si fuera propia.